Volkswagen, más que un escándalo : Detalle Articulo del Blog - Inalde

Inalde - Busines School - Universidad de la Sabana

Volkswagen, más que un escándalo

25 de septiembre de 2015
Volkswagen, más que un escándalo

ya no sólo se trata de una falta de transparencia sobre los estados financieros, corrupción o soborno, sino que la empresa utilizó la responsabilidad social empresarial como telón para cometer actos que van en contra de la integridad de sus principales stakeholders

Desde el 21 de septiembre del presente año, Volkswagen Company ha sido el centro de atención de todos los medios de comunicación en el mundo por los llamados “defeat devices”. Componentes incorporados en los carros Volkswagen acompañados por un software de avanzada tecnología que se activaba cuando detectaba que un test de control de gases estaba en proceso. Este avanzado programa es capaz de disminuir las emisiones de gases para cumplir los parámetros legales de emisión de gases, en los vehículos diésel producidos por esta empresa de 2008 a 2015. Sin embargo, los vehículos mientras no fueran sometidos a ninguna prueba, emitían entre 10 y 40 veces más gases de lo permitido por la ley [1].


Escándalo que en esta semana además de provocar renuncia del presidente ejecutivo de la empresa [2], causó la caída de la acción de la compañía (que ya venía a la baja) de 244.24 euros (máximo precio en este año en abril e histórico en los últimos 5 años) a 117.50 euros hoy 25 de septiembre [3]. Pero, ¿por qué todo este revuelo y las reacciones de inconformidad generalizadas?


Actualmente, en la página de Volkswagen en la sección “think blue” (el programa de comportamiento amigable con el medio ambiente de la empresa) se puede leer: “para 2018 queremos ser la productora de vehículos más sostenible ecológicamente en el mundo” [4]. ¿Cómo pretendían conseguir este objetivo? ¿Simplemente engañando? Evidentemente este escándalo no es igual a los más recordados de los últimos tiempos (Enron, WorldCoom, Tyco etc.), ya no sólo se trata de una falta de transparencia sobre los estados financieros, corrupción o soborno, sino que la empresa utilizó la responsabilidad social empresarial como telón para cometer actos que van en contra de la integridad de sus principales stakeholders (clientes, autoridades, comunidad y medio ambiente).


Es claro que el objetivo de Volkswagen no era ser ecológicamente sostenible, como lo manifiesta en la página y en sus reportes de sostenibilidad, sino que quería aumentar a toda costa su reputación corporativa, para lograr más ingresos. A toda costa, significa ponderar el dinero sobre el ser humano y cualquier autoridad, al mismo tiempo que contaminaba en grandes proporciones el medio ambiente, violando la ley. En este momento ni reputación corporativa tiene, ni acciones sostenibles, ni una proyección de ingresos prometedora.
Hace falta mucho camino por recorrer para saberse la verdad completa sobre este escándalo, pero la renuncia del presidente de la empresa era lo esperado, porque a lo mejor este directivo no fue la cabeza perversa detrás de todo este engaño, pero si era el primer responsable de inyectar en el ADN de la empresa el compromiso ético en todos los trabajadores, que profesaba en todos sus informes de sostenibilidad.


No se podrá saber, por ahora, las consecuencias y repercusiones de esta actuación, pero en esta ocasión Volkswagen no sólo se debe esperar que el mercado financiero se recupere, repuntando la acción, sino que el consumidor, cada vez más consciente y exigente del impacto medio ambiental de sus compras, logre recuperar la confianza sobre la marca. Para los conocedores de autos no sólo es recuperar la confianza en Volkswagen Company, sino en todo el grupo Volkswagen, compuesto por marcas como: Audi, Skoda, Porsche, Bugatti, Lamborghini, entre otras.


Finalmente, quiero decir, a título personal, que los que disfrutamos del arte de los automóviles, creemos en estas empresas como actores económicos con poder de cambio social, confiamos en los directivos de las empresas como líderes con autoridad moral que pueden alcanzar lo imposible, mientras tengan el firme propósito y convicción que pueden hacer un mundo mejor. Por favor, no nos engañen.

Sebastián Cortés Mejía
sebastian.cortes@inalde.edu.co

[1]http://www.cnbc.com/2015/09/22/what-you-need-to-know-about-the-volkswagen-scandal.html
[2] www.bloomberg.com/quote/VOW:GR
[3] www.eltiempo.com/economia/empresas/volkswagen-renuncia-presidente/16384600
[4] en.volkswagen.com/en/company/think-blue.html


comments powered by Disqus

Contacto

Formulario de Contacto
Correo: inalde@inalde.edu.co
Teléfono: (571) 861 4444
Dirección: Km. 7, Autopista Norte, Costado Occidental
Chía, Colombia