¿Es lo mismo dirigir que administrar? : Detalle Artículo - Inalde

Inalde - Busines School - Universidad de la Sabana

¿Es lo mismo dirigir que administrar?

6 de julio de 2013
¿Es lo mismo dirigir que administrar?

El verdadero directivo es aquel que es capaz de conservar el equilibrio entre la rentabilidad de la empresa, el aprendizaje interno de la organización y en especial el aprendizaje de externos: como clientes, proveedores, competidores, medio ambiente, y el estado; mientras que la administración se basa principalmente en técnicas para hacer más eficientes los recursos de una organización. Artículo de Gonzalo Gómez-Betancourt.

Artículo publicado en la Revista Gerente

Quiero iniciar este artículo haciéndoles la pregunta a gerentes, administradores, empresarios y demás profesionales a quienes está orientada esta publicación: ¿Creen ustedes que hay una diferencia entre dirigir y administrar? Seguramente para muchos profesionales la diferencia no es marcada, es más se utilizan de manera indistinta, como palabras sinónimas, sin embargo en mi criterio son bien diferentes.

En toda la literatura del managment han existido diferentes vertientes sobre el significado de estas palabras, establecidas por los grandes pensadores como: Aristóteles, Tomás de Aquino, Juan Antonio Perez-López, Carlos Llano, Leonardo Polo, todos en mi criterio: Filósofos y humanistas. Sus aportes vienen desde diferentes disciplinas, como ingeniero debo mencionar aFrederick Taylor, como empresario a Chester Barnard e Igor Ansoff; como investigador a Elton Mayo, Maslow, Max Weber  y en mi calidad de profesor de dirección general a Henry Fayol,Kenneth Andrews, Peter Drucker, Alfred Chandler, Henry Minztberg, Michael Porter, Edgar Schein, Tom Peters,  Gary Hamel y Prahalad, entre otros.

Para resumir a los lectores los aportes de estos escritores, podríamos decir que Administrar: “ …. es hacer más con menos, es lograr que los recursos sean más eficientes, es el día a día de la operación, simplificar, eliminar los esfuerzos innecesarios”, todas estas ideas están influenciadas por F. Taylor (1911) en su libro “The Principles of Scientific Management”. Por lo tanto administrar lleva impreso la gestión científica y muchos de nuestros directivos lo llevan impreso en su ADN.

Otros podrán mencionar que  administrar es mucho más que lo anterior, ya que su definición se centra principalmente en los procesos de manufactura:“….. Administrar es planificar, organizar, dirigir y controlar todos los recursos de una organización”; muy seguramente influenciados por H. Fayol (1916) en  “Administration Industrialle et Generale” donde la tarea del administrador es integrar todas las actividades de la empresa: técnicas, comerciales, financieras, de seguridad, contabilidad, dirigir, en especialse refiere a la estructura funcional.

Algunos directivos siguen sin estar totalmente satisfechos con las definiciones anteriores, debido a que una de las tareas del director general en su concepto es establecer un rumbo, un direccionamiento y quieren hacer un gran énfasis en esta tarea de “dirigir”. Por tanto, suelen contestar que dirigir es darle una visión, un norte al negocio obviamente influenciados por Peter Drucker con su famosa y muy utilizada pregunta: ¿en qué negocio estamos?“The Practice of Management” (1954), por Igor Ansoff“Corporate Strategy” (1965) con su matriz mercado y producto;y con K.Andrews“Corporate Strategy” (1971) con su muy utilizado modelo DOFA (Oportunidades, Amenzas, Fortalezas y Debilidades)

Administrar es una tarea de orden técnico

Administrar para muchos es hacer más con menos, es el día a día de la operación, eliminar procesos engorrosos de la empresa, una visión teyloriana, que busca la eficiencia de todos los recursos de la organización. Incluso es usual en las universidades impartir la clásica definición que administrar es planificar, organizar, dirigir y controlar todos los recursos de la organización, definición que viene desde 1916, cuando se buscaba integrar todas las actividades de la organización desde las comerciales hasta la producción usualmente en una estructura jerárquica que promocionaba de alguna manera la división de la tarea.

Todas estas ideas aún siguen muy vigentes dentro del concepto de administrar. Sin embargo hay implícita una palabra que es el direccionamiento o el rumbo de la organización que es una tarea del director general. Y dicha tarea de orden técnico busca básicamente posicionar a la empresa en un lugar diferente al de sus competidores, o al menos resaltando algunas de sus ventajas competitivas. (Michael Porter 1985), incluso hemos llegado a comprender que dentro de este rumbo había que especificar en qué negocio estamos compitiendo para definir ese clamado rumbo, influenciado por la pregunta clásica de Peter Drucker en 1954.

Cientos de autores han tratado de trabajar mucho sobre la idea de cómo posicionar la empresa dentro de un grupo de competidores, siempre buscando nuevos mercados o nuevos productos. Para formular una estrategia finalmente encontramos un rumbo desde el punto de vista técnico bajo la famosa matriz DOFA del profesor Andrews en 1971 que nos ayudaba a comprender     que no había forma de hacer una estrategia si no se conocían antes las fortalezas y debilidades de la organización, así como las oportunidades y amenazas del entorno en el que se encuentra compitiendo la empresa, como podrán observar finalmente la palabra administración se basa principalmente en técnicas para hacer más eficientes los recursos de una organización.

Entonces los problemas de la administración son problemas de tipo operativo, por ejemplo ¿cuál será la estructura óptima de capital que debe tener una empresa?La respuesta a este interrogante es claramente técnica porque hoy en día sabemos que para solucionar este interrogante debemos calcular la necesidad operativa de fondos que necesitaría un negocio para las ventas de un año y por lo tanto calculamos la caja necesaria, los clientes que debemos financiar, los inventarios que debemos mantener y a esto le restamos la financiación natural que nos otorgan nuestros proveedores. Y una vez tenemos este número restamos el capital de trabajo que tenemos y de la resta de este factor obtendremos los recursos que tenemos que financiar de terceras fuentes o los recursos que nos sobran. Por tanto la estructura óptima de capital será igual a la necesidad operativa de fondos que tenemos en un año.

Dirigir es gobernar la acción de las personas

La dirección es un mundo totalmente diferente, la administración es la gestión técnica de los recursos de una compañía, dirigir se suscribe principalmente a gobernar la acción de las personas de una empresa, ¿cómo hago para que las personas me ayuden a alcanzar los objetivos demi organización?

El ser humano actúa por muchas razones. Elton Mayo en 1924, en contra de la obra de Taylor sugería quelas personas actuaban de diferente manera, incluso que bajo condiciones extremas y un buen compromiso laboral, la productividad aumentaba, no se podía tener una visión mecanicista de la empresa. Han surgido autores como Maslow que dice que existe una jerarquía en las motivaciones humanas, que si no están satisfechas ciertas necesidades las personas no podrán responder como necesita el directivo. Toda la literatura, incluso moderna habla del lado humano de la empresa, como Macgregor en“Human Site Interprice”, se refiere a la importancia de transmitirles confianza a las personas para lograr que demuestren imaginación e ingenio.

Otra parte de la dirección tiene que ver con todas las personas a las que se le llaman partícipes de la organización. El verdadero directivo es aquel que es capaz de conservar el equilibrio entre la rentabilidad de la empresa, el aprendizaje interno de la organización y en especial el aprendizaje de externos a la organización, como clientes, proveedores, competidores, el medio ambiente, el estado, etc.

Frente a la dirección, en su libro “Fundamentación de la Dirección de Empresas”. (Juan Antonio Pérez Lopez, 19993), dice que la tarea del director es lograr el liderazgo por motivos trascendentes, aquel directivo que logra que se trabaje por un propósito, que es el bien del otro, encontrará el aprendizaje de la organización y por lo tanto los resultados.

Finalmente aunque parece un poco irónico, tuvimos que llegar al Siglo XXI para entender que la persona que más ha influido en el mundo en la administración de empresas es Aristóteles, el más antiguo de los pensadores, debido a la siguiente reflexión: La polis Griega, como el arte de gobernar, el hombre magnánimo que podía gobernar una ciudad, una empresa, tenía unas características fundamentales a las que llamó virtudes y que esas no eran más que la generación de buenos hábitos y esos buenos hábitos se pueden adquirir a partir del ejercicio continuo, siempre y cuando el individuo, quiera ser mejor persona.

Virtudes de un buen directivo

Las virtudes fundamentales del directivo son principalmente la virtud de la prudencia, definida como lo que debe hacerse ante cada situación que se le presente: Hacer lo que se debe hacer en el momento que se debe hacer, la prudencia reviste al hombre de carácter para tomar las decisiones acertadas para cada situación. Esta virtud debe estar acompañada por la de la justicia, que orientará al directivo, a dar a cada quien lo que le corresponde. Es lógico también pensar que los directivos deben tener el hábito o la virtud que orienta a frenar las tendencias naturales y que el directivo ejerce un autocontrol para ser mejor persona y esta virtud es la templanza. Finalmente se habla de la última virtud, que es la fortaleza, la capacidad del hombre de estar fuerte ante cada adversidad. Tomas de Aquino las llamo las virtudes cardinales.

Aristóteles entonces definió perfectamente hace más o menos 2.400 años que para ser un buen directivo y ganar el liderazgo es decirla autoridad de quien dirige, es necesario ser una persona virtuosa, que hoy en día autores modernos como Stephen M.R. Covey, han llegado a conclusiones similares, que un buen director es el que logra direccionar a su grupo con varios valores y virtudes entre ellas, los conocimientos, los resultados, labenevolencia e integridad, de esta manera se genera una confianza que permite la autoridad moral para que este líder sea seguido por todos.

Finalmente como conclusión: administramos recursos, dirigimos personas. El Liderazgo se obtiene con la autoridad moral, si le encuentran fallas en esas virtudes la gente no lo seguirá. Las virtudes del directivo se pueden aprender, incrementar mediante el ejercicio de las mismas, es por eso que existen diferentes escuelas de pensamiento entre ellas Harvard con la formación directiva y MIT con la formación en la administración.

 

Gonzalo Gómez-Betancourt Ph.D.

Director del Área Familiar

INALDE Business School

 

 

 

 

comments powered by Disqus

Archivo

Consulte todos los artículos publicados por INALDE Business School en diferentes medios.

Otros artículos

Contacto

Formulario de Contacto
Correo: inalde@inalde.edu.co
Teléfono: (571) 861 4444
Dirección: Km. 7, Autopista Norte, Costado Occidental
Chía, Colombia