Las instituciones y su responsabilidad en el crecimiento económico : Detalle blog - Inalde

Inalde - Busines School - Universidad de la Sabana

Las instituciones y su responsabilidad en el crecimiento económico

Las instituciones y su responsabilidad  en el crecimiento económico

Varios son los factores determinantes en el crecimiento y desarrollo del país. la productividad total de los factores resulta esencial para generar los bienes y servicios que la sociedad requiere y las instituciones deberían ejercer funciones encaminadas para garantizar tanto el crecimiento como la sostenibilidad de la economía.

John Naranjo Dousdebes, Director Área Entorno Económico, Político y Social.

1-Crecimiento económico

Durante lo corrido de 2014, son numerosas las buenas noticias sobre  el desempeño de los indicadores económicos y sociales que nos proporciona el DANE.  Una de ellas fue el anuncio del aumento del 5,4% del valor de los bienes y servicios finales que se produjeron en el país (el PIB) durante el primer semestre del año con respecto al mismo período del año pasado, evolución mayor a la que ocurre en otros países emergentes de la región.

Al avance reportado bien vale la pena hacerle algunos comentarios. Para empezar, el primer semestre de 2013, que es la base para el cálculo, tuvo un desempeño que se puede calificar regular: 3,7%. Esto quiere decir que el crecimiento anual promedio de los respectivos semestres fue de 4,5%. Adicionalmente, el segundo trimestre de 2014 muestra una evolución negativa (-0,1%) con relación al primer trimestre del año, es decir, prácticamente un estancamiento.  Este comportamiento, aunado a riesgos externos por menor valor y cantidad de nuestras exportaciones, flujos de inversión externa directa, incertidumbre sobre temas de seguridad, licencias, reformas tributarias, entre otros, hace pensar a muchos que el crecimiento del PIB para 2014 y 2015 será similar al del año pasado: 4,5%, en el mejor de los casos.

¿El comportamiento esperado de 4,5% cómo se compara con el histórico? El cuadro 1 resume para diferentes períodos, desde hace 43 años, el progreso anual promedio de nuestro PIB. Como se observa, hay unos lapsos bastante pobres tales como el de la década de los noventa, tristemente recordada por los problemas políticos, económicos y de seguridad que enfrentamos. Pero el resultado es que el crecimiento promedio del PIB colombiano ha sido cercano al 4,5%; y empezó a desacelerarse desde los años setenta.

 

Cuadro 1

 

Crecimiento % promedio anual del PIB

Período

 

1970-1979

5,8

1980-1990

3,5

1991-1999

2,7

2000-2013

4,3

 

 

 

 

 

 

Promedio 1970- 2013

4,1

 

Fuente: DANE

 

Siempre hay una explicación para justificar este mediocre crecimiento si se compara con el avance de países que en esos cuarenta años han pasado de pobres a ricos; algunos dirán que es muy favorable porque lo contrastan con el de los vecinos en crisis. Por lo general, para justificar ese crecimiento se ha acudido al deficiente comportamiento pasado de numerosas variables económicas y sociales (como el accionar de la guerrilla, los paramilitares y otros grupos violentos); sin embargo, cuando esas variables mostraron positivos desarrollos durante los últimos 10 años, el PIB no creció más allá del tradicional 4,0-4,5%

Algunas de estas variables positivas son:

  • De inflaciones anuales de 20% o más, se ha pasado a niveles de 2%-4%.
  • El déficit fiscal se han reducido a niveles cercanos al 1% del PIB.
  • La deuda pública ya no es 60% del PIB  sino 25%.
  • Los intereses en términos reales son históricamente bajos.
  • La inversión, que no representaba más del 15% PIB, ahora exhibe porcentajes cercanos al 28%.
  • La deuda externa es baja, 25%PIB y no tiene los niveles críticos de los países de economías avanzadas, ni de algunos de nuestros vecinos;
  • El desempleo se ha reducido y la clase media crece.
  • El sector financiero está mostrando buenos resultados en sus utilidades y solvencia-
  • La educación ha mejorado.
  • Tenemos índices de lo que se denomina la libertad económica, a nivel mundial, envidiables por muchos países.
  • Contamos con más herramientas que en años pasados para enfrentar los shocks externos.

 

En fin, son todos estos factores los que llevan a los calificadores de riesgo a darle al país el grado de inversión, y ya no nos califican como el estado fallido de principios de  la década pasada.  Pero seguimos con el crecimiento histórico promedio 4%-4,5% anual, mientras nuestros verdaderos competidores emergentes que son los  asiáticos y no los regionales, han crecido al 6% anual o más.

La importancia de este 4,5% anual también reside en que es muy cercano al llamado PIB potencial, es decir, el que indica la capacidad productiva a largo plazo de una economía a través de la cantidad máxima que puede producirse manteniendo los precios estables. Por eso el Banco de la República aplica medidas para desacelerar la economía cuando ve crecimientos del PIB superiores al porcentaje mencionado.

2-Los determinantes del crecimiento

¿Por qué tenemos este promedio histórico? Para aproximarse a la respuesta bien vale la pena recordar que el crecimiento del PIB corresponde a la evolución del ingreso de la sociedad y depende del incremento de los tres factores productivos para la obtención de bienes y servicios:        

 -La mano de obra ocupada (L), es decir, el esfuerzo físico e intelectual del trabajador ya sea como obrero, operario o directivo empresarial, expresado en número de turnos, horas de trabajo, nuevos empleos y similares;

-El stock de capital físico privado y público (K), que se traduce en el acervo de infraestructura de todo tipo, edificaciones, obras civiles, maquinarias y equipos con que cuenta el país. Su evolución se manifiesta  por el comportamiento de la inversión en un período dado.

-La productividad total de los factores (PTF), es la forma como la sociedad integra y mezcla los factores de producción para generar los bienes y servicios que requiere. Esta productividad aumenta cuando con los mismos o menores recursos de capital (K) y mano de obra (L) se puede producir más en el tiempo; los recursos se usan mejor y se vuelven más productivos.

Entonces para crecer el ingreso necesitamos más K, más L y más PTF. Entonces, el crecimiento porcentual del PIB, se obtiene como resultado de la suma del crecimiento porcentual aportado por el stock de capital (K) adicionado del crecimiento porcentual aportado por la mano de obra ocupada (L), y del aumento porcentual aportado por la Productividad Total de Factores (PTF), durante un período dado.

Las economías que tienen crecimientos altos y sostenidos en el tiempo se caracterizan por exhibir aumentos sustanciales en su PTF. El cuadro 2 muestra, por ejemplo, el caso para Chile y China en diferentes períodos.  Como se observa, para Chile su PIB evolucionó en promedio 6,6%, como resultado de los aportes de más K (2,4%), más L (1,0%) y más PTF (3,2%). El buen logro no fue solo por contar con más K, y un poco más de L, sino por la PTF, por un manejo más eficiente del  capital físico y de la mano de obra. Esta productividad contribuyó con cerca de la mitad del avance del PIB, 3,19%.

 

Cuadro2

 

Crecimiento % del PIB anual

Aporte % de K

Aporte% de L

Aporte% de la PTF

 

 

 

 

 

Chile 1986-2000

6,64

2,41

1,04

3,19

 

 

 

 

 

China

 

 

 

 

1988-1993

 9,0

4,4

0,7

3,6

1993-1998

10,2

5,4

0,5

4,0

1998-2003

 8,7

4,7

0,5

3,2

2003-2008

10,8

6,0

0,4

4,1

 

 

 

 

 

Singapur 1985-1995

 

 

 

3,4

Irlanda    1985-2001

 

 

 

3,0

Taiwán    1985-1995

 

 

 

4,5

 

Fuente.Chile: Gallego y Loayza (2002). China: OECD Economic Surveys; China Desbalanceada de R. Vietor, D Comin, Case N9711010, Harvard Business School.

 

El caso de China muestra el mismo resultado. Sus progresos, 9-10% del PIB, tienen como soporte más K, poco L (aunque parezca extraño) y muy alta PTF durante dos décadas. También se da un valioso aporte de la productividad en otros países, tales como Singapur, Irlanda y Taiwán, entre otros.

¿Cómo evoluciona la PTF en Colombia?  La información sobre esta variable es escasa y de poco análisis, aunque debería comunicarse de forma simultánea con los datos de empleo, pobreza y PIB, dada su importancia; adicionalmente sufre frecuentes correcciones por parte del Departamento Nacional de Planeación, DNP.   El gráfico 1 muestra la tasa anual de aumento de esta productividad desde 1971 hasta 2013, según lo publicó el DNP en su documento “Visión Colombia II Centenario: 2019”.  Para el período 2005-2013, el DNP anunció datos que permiten resumir la situación desde 1974 en el cuadro 3. Como se muestra, el comportamiento de la productividad promedio colombiana en las últimas cuatro décadas ha sido deplorable (cercana al 0%). Cualquier mejora anual ha sido contrarrestada por reducciones considerables a posteriori (ver gráfico 1). No son los niveles de 4%-3% que posibilitan crecimientos del PIB de 10%- 6% antes mencionados.

Tampoco se ve que en el período 2004-2013 la PTF muestre una mejoría importante ,cercana a 0,6%, lo que quiere decir que los factores que hacen crecer esa productividad están ausentes en nuestra economía. El promedio histórico del 4-4,5% del PIB anual, bien puede estar explicado por el no crecimiento de la PTF, observado durante muchos años. De hecho, el PIB empezó a desacelerarse cuando la PTF decreció.

Gráfico 1 Crecimiento % de la PTF

 

Fuente, DNP y Sergio Clavijo (2003)

 

Cuadro 3

 

PTF: Crecimiento % promedio anual

Período

 

1971-1980

1,0

1981-1990

-2,1

1991-2000

0,5

2001-2010

0,4

2011-2013

0,4

Promedio 1971-2013

0,05

 

 

Así mismo, dada la alta correlación que tiene la PTF con la productividad laboral, no es de extrañar que la última, en Colombia, sea muy baja y no evolucione para afrentar una economía global (Ver gráfico 2 y 3); y por ende los salarios sean bajos, la pobreza  extendida y difícil de eliminar cuando no se cuenta con subsidios. Para recordar, tomando como base los datos del DANE, el PIB agropecuario de 2013 por trabajador ocupado  fue cercano a los $13 millones, valor que se distribuye entre la mano de obra, capital e impuestos. Poco valor agregado queda para erradicar la pobreza en el campo!.

Gráfico 2 y 3

 

  

         Fuente: BID, Reporte de Economía y Desarrollo, 2006)

 

Grafico 3 Crecimiento % promedio de la productividad laboral, 2008-2011

 

Fuente: OECD “Boosting Productivity and Economic Growth” Economic Surveys Colombia 2013. Enero 31, 2013

 

3-¿Qué hace crecer la PTF?

Teniendo en cuenta la importancia de esta variable en su aporte a altas tasas y sostenidas tasas de crecimiento del ingreso de una sociedad, la literatura económica ha buscado identificar los factores que hacen que la PTF sea mayor en unos países que en otros. (Ver entre otros, Word Economic Outlook -WEO-, Abril de 2003 y Building Institutions Septiembre 2005; WEO Asia Rising: Patterns Of Economic Development and Growth, Septiembre de 2006; Why Nations Fail de D. Acemoglu y J. Robinson, 2012; Institutions, Institutional Change and Economic Performance del premio Nobel de Economía Douglass C. North, 1995).

Como en muchos temas económicos, las opiniones están divididas: Una escuela dice que el mayor PIB es el que acelera la PTF, otra dice que una mayor PTF es la que acelera el PIB. Esta última está tomando recientes más seguidores por los convincentes resultados analíticos que la soportan.

Un buen resumen de la última es el del FMI-WEO de septiembre 2006 que se muestra en el gráfico 4. De acuerdo con esta investigación, los países que gozan de significativos crecimientos de la PTF se caracterizan por: tener políticas comerciales que incentivan la apertura al comercio internacional, esto es, que la participación de exportaciones e importaciones en el PIB sea alta; que tengan excelente educación secundaria; sus sectores financieros competitivos, con alta profundidad financiera; clima favorable para los negocios; buena infraestructura; baja participación del empleo en el sector rural; e instituciones fuertes y de alta calidad.

Gráfico 4

 

 

Fuente FMI, WEO 2006

 

En nuestro caso, la apertura comercial de bienes evidencia un avance insignificante desde 1990: en bienes pasamos del 28% del PIB a 31% en 2013. En servicios se redujeron de un 8% a un 4%. La profundidad financiera, que mide la relación préstamos/PIB, es solo de 34%, mientras que para Brasil es 63%. La facilidad para hacer negocios no tiene un mal indicador según el índice Doing Business del Banco Mundial, pero ostenta una importancia relativa menor que la de otras características. En infraestructura, educación de alta calidad y agricultura queda todo por hacer. Es decir, hasta aquí poco apoyo a la PTF.

Resta por ver el aporte a la PTF de las Instituciones que son responsables del desarrollo económico y social.

4- Las Instituciones

La calidad de las Instituciones afecta la inversión, innovación, seguridad personal,  estabilidad política, justicia eficiente, el clima para los negocios, la claridad y predictibilidad de las reglas de juego y la distribución equilibrada del poder. Así mismo, la pobreza, igual que la riqueza de los países, está relacionada con la calidad institucional, donde los pobres tienen baja calificación en calidad.

¿De qué Instituciones se trata? Sabemos que el poder público está compuesto por tres ramas: la Rama Ejecutiva, la Rama Legislativa y la Rama Judicial. La Rama Ejecutiva incluye numerosos actores, entre otros, la Presidencia de la República, los ministerios, el DNP, los hospitales públicos, las empresas de servicios públicos domiciliarios, el Banco de la República, las Corporaciones Autónomas Regionales, los entes universitarios autónomos, la DIAN, la Dirección Nacional de Presupuesto, y la Dirección de Crédito Público.

La Rama Legislativa está conformada por el Congreso de la Republica, facultado para hacer reformas a la Constitución, crear, modificar y derogar leyes, ejercer control político sobre el Ejecutivo, incluida la moción de censura que da lugar a la separación del cargo del funcionario público. Adicionalmente, puede juzgar a altos funcionarios del Estado incluido el Presidente de la República, los Magistrados de las Altas Cortes y el Fiscal General de la Nación.

La Rama Judicial, encargada de administrar la justicia en Colombia. Está compuesta por seis organismos: la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado, la Corte Constitucional, el Consejo Superior de la Judicatura, las Jurisdicciones Especiales y la Fiscalía General de la Nación. 

Dadas las funciones de las Ramas, la medición de su calidad institucional no es sencilla, por la cantidad de aspectos que la determina (políticos, económicos y sociales) y no facilita conclusiones simples. Pero se hacen esfuerzos por varios centros de investigación desde tiempo atrás para tener una aproximación al problema. La Revista INALDE Alumni de octubre 2012, páginas 6 a 15, hace referencia a ellos.

Uno de esos índices, que puede ser un aceptable resumen, es el Índice de Calidad Institucional de la Fundación Libertad y Progreso. Desafortunadamente, los resultados para 2014, aunque algo mejoran con relación al 2011, siguen siendo muy pobres para nuestro país al compararlos con algunos de nuestros socios en la Alianza del Pacífico: Chile y Perú. De calificación 0, la más baja, a 1 la mejor, Colombia recibe 0,54, mientras que Chile 0,84 y Perú 0,61.  Los deficientes resultados para la competitividad, la prominencia de la Ley “ The Rule of Law, percepción de la corrupción y rendición de cuentas son resumidos en el cuadro 4.

La llamada rendición de cuentas de las Ramas se parece, por lo general, más en nuestro caso, a la defensa de la gestión y publicidad de la institución. El aumento de la productividad de la institución no hace parte de esa rendición, pues informar sobre la ineficiente administración de los recursos y la reducida capacidad en ejecutar las obras e inversiones programadas es contraproducente para institución. De ahí los problemas de salud, de obras de infraestructura,  educación y falta de investigación e innovación para mencionar solo algunos.

Cuadro 4

Año 2014

Competitividad

Prominencia de la Ley

Percepción de corrupción

Rendición de cuentas

Calidad  Institucional

 

 

 

 

 

 

Colombia

0,54

0,44

0,47

0,46

0,54

Chile

0,78

0,88

0,88

0,80

0.84

 

Fuente: Fundación Libertad y Progreso

Nuestras Instituciones tampoco aparecen bien calificadas en el reporte del Global Competitiveness Report 2014-2015. Mientras que a Chile le dan una calificación de 4,8  en un rango de 1 a 7, la nuestra es de 3,3; bajo nivel que obedece básicamente a las evaluaciones recibidas por los aspectos señalados en el cuadro 5, que vale la pena tenerlas en cuenta.

Las calificaciones traducen la deficiente calidad de nuestras Instituciones; además, evidencian una creciente corrupción, como se señala en cuadro 4 y reafirmada por Transparencia Internacional, el Banco Mundial y el sector privado. En opinión de los empresarios la corrupción es el mayor obstáculo a la productividad y su índice se sigue deteriorando (ver gráfico 5, a menor calificación más problema)

Gráfico 5


Fuente. Banco Mundial, Índices de Gobernabilidad  

Sobresale, como excepción, la buena apreciación que tiene el manejo de los aspectos macroeconómicos, resultado de la alta calidad reconocida a la institución responsable de los mismos, como es el Banco de la República.

Cuadro 5

 

Calificación*

Puesto/144**

Derechos de propiedad intelectual

3,2

96

Desvió de fondos públicos

2,2

128

Confianza del público en los políticos

2,0

125

Pagos irregulares y sobornos

3,3

105

Independencia del sistema judicial

2,8

112

Favoritismo en las decisiones de los empleados del gobierno

2,6

107

Desperdicio en los gastos del gobierno

2,6

101

Carga de las regulaciones del gobierno

2,8

122

Eficiencia del sistema legal en la resolución de disputas y desacuerdos con las regulaciones del gobierno

3,1

91

Costo del crimen, terrorismo, y violencia para los negocios

2,7

134

Manejo macroeconómico

5,6

29

 

 

 

*La calificación es 1,0 para los peor evaluados, y 7,0 para los mejores.

 

 

** El puesto 144 es el del peor país calificado

 

 

 

Fuente: GCR 2014-2015

La Rama Judicial, por su eficiencia, según el World Justice Project, es una de las más desprestigiadas, conjuntamente con el Congreso y los partidos políticos. Las altas Cortes, la Fiscalía, la Contraloría y Procuraduría tienen una imagen muy desfavorable, poca credibilidad y respeto por fenómenos como  “choques de trenes”, pésima administración de la justicia por la impunidad, corrupción, magistrados cuestionados, lentitud de procesos, sentencias politizadas, absurdos fallos, inseguridad jurídica y otros, los cuales están presentes en la realidad que enfrenta el ciudadano común. Sin Justicia no habrá ni democracia ni prosperidad para todos.

Resumiendo: Si bien es cierto que el crecimiento del ingreso de los colombianos es más elevado que el de muchos países de la región o de emergentes africanos, dista mucho del que un mundo global y muy competitivo demanda. Un insuficiente 4%-4,5% promedio histórico ha estado acompañado de un proceso productivo de bienes y servicios donde la eficiente utilización del capital físico y humano ha estado ausente. La evolución histórica promedio de la PTF es prácticamente cero durante las últimas cuatro décadas.

El PIB ha crecido porque se invierte más y se trabaja más, pero no por más eficiencia en la forma como trabaja la sociedad. La norma debería ser que cada vez que se publica el PIB se debería informar el comportamiento de la PTF que lo acompaña.

Este resultado es preocupante, pues la productividad conjunta del capital y del trabajo (PTF) es cercana a cero, y se dice, para efectos de negociación de salarios, mínimos, sanciones, multas etc. que la productividad laboral siempre aumenta. Un lego en la materia se preguntaría, entonces que le está pasando a la del capital, pues  la productividad total del trabajo y el capital es muy reducida o negativa. Sobre esto prácticamente no hay debate o claridad. Vale la profundizar  en la respuesta, pues es relevante para aspectos fiscales y de distribución del ingreso, recordando que el capital no es solamente el valor de las acciones transadas en Bolsas.

De otra parte, las numerosas y repetidas propuestas y Planes de Desarrollo de los Gobiernos para incentivar el desarrollo rural, la mejor educación, la infraestructura, la salud y darle a la Rama Judicial el prestigio y respeto que tuvo años atrás, han sido fallidos, no por falta de recursos, sino por las deficiencias de las instituciones que deben  ejecutar esos Planes. Esas deficiencias no son  ajenas a la falta de voluntad política para afrontar los problemas que agobian esas instituciones. El afrentarlos gasta mucho capital político, y los gobernantes, congresistas y jueces no han mostrado interés en perderlo.

De poco valdrán los planes del Gobierno para los próximos años, pues si se sigue contando con la deficiente calidad institucional actual, son promesas de campaña no sostenibles en el futuro.

Un aumento considerable del gasto público, acompañado de más tributos, será más aceptado por los ciudadanos de Chile y otros países de la OECD que por los colombianos, pues sus ciudadanos confían en la calidad de sus instituciones que ejecutan el gasto y acopian los impuestos. ¿Cómo pueden ser las nuestras respetadas y creíbles cuando en Chile y Perú el Estatuto tributario tiene cerca de 125 artículos relacionados con el impuesto de renta el nuestro llega a 400, según Horacio Ayala V. (ver Elementos para una Reforma Tributaria Estructural (2014-208), convirtiéndolo en uno de los más confusos del mundo, y desincentivando al contribuyente a pagar el impuesto. Tal vez por eso, dice la ANDI, solamente 3.500 empresas (de 800.000) pagan el 76% de los impuestos y son a las que la DIAN investiga, les hace seguimientos y le pone los nuevos impuestos.  De otra parte, en un país de 48 millones de personas solamente 1 millón de personas naturales declaran impuestos, de acuerdo con J. R. Ortega, enero 25 de 2014. Parece que el trabajo de la DIAN es monitorear a esos que declaran, y no centrarse en los que no aparecen en sus archivos.

Nuestras Instituciones brillan por la falta de aplicación de los principios básicos de dirección y gerencia administrativa y sobresalen por la improvisación y contenido politiquero en el manejo eficiente que llevaría a la prosperidad a esa empresa que se llama Colombia. Sin reformas institucionales de fondo, no habrá progreso ni PIB creciendo al 7%. Son instituciones creadas para un Estado regido por las políticas económicas de los años sesenta y no para un país que pretende enfrentar la competencia que genera la globalización y la apertura al mundo.

Más artículos

Contacto

Formulario de Contacto
Correo: inalde@inalde.edu.co
Teléfono: (571) 861 4444
Dirección: Km. 7, Autopista Norte, Costado Occidental
Chía, Colombia