“Cada uno de nosotros tiene potencial para cambiar y desarrollar la mejor versión de sí mismo”, Reyes Rite en la conferencia y entrenamiento para el desarrollo de la resiliencia

Reyes Rite en la conferencia para el desarrollo de la resiliencia personal, organizacional y la mejora de la productividad

 

“Vivir el presente y no contaminar el futuro con las experiencias del pasado” fue una de las enseñanzas que se llevaron los asistentes al Café doble para el desarrollo de resiliencia personal, organizacional y la mejora de la productividad, organizado por Alumni INALDE. Reyes Rite Pérez, experta en resiliencia, coach profesional y presidente del Instituto para la resiliencia y el desarrollo emocional, lideró este evento.

Por medio de actividades dinámicas, Reyes invitó a los asistentes a autoevaluarse y analizar situaciones de la vida cotidiana que les permitan conocer las herramientas que tienen a su alcance para conseguir una salud emocional positiva que impacte en su entorno personal y profesional.

          

La aceptación y la adaptación son la clave de la resiliencia y, aunque a veces parezca que no existe una salida posible en momentos difíciles, es importante afrontarlos con espíritu de libertad y creatividad que nos lleve a sobreponernos ante la situación, crecer y prepararnos internamente para afrontar nuevos retos.

Reyes Rite afirma que el cerebro es como la huella dactilar, pues es único e irrepetible. Por tal motivo, cada uno de nosotros es el arquitecto de este. “Tú tienes el cerebro que quieres y puedes moldearlo y entrenarlo a tu antojo, con pensamientos y emociones positivas”.

Claves para directivos que buscan desarrollar equipos resilientes

Según Reyes, antes de desarrollar un equipo resiliente, debemos ser directivos resilientes.

Un directivo resiliente debe estar bien consigo mismo, beber agua, hacer ejercicio, dormir al menos siete horas al día e invertir tiempo en aquellas cosas que lo hacen feliz.

¡Los estados emocionales se contagian! Si el directivo llega al trabajo con una sonrisa y buena actitud logrará contagiar esa alegría y positivismo y generará un estado de distensión que permitirá que salga a flote la creatividad de las personas que lo rodean.

Los líderes del siglo XXI deben prestar especial atención al desarrollo de equipos resilientes, lo cual se refleja en los resultados de la organización, que sean más sostenibles en el tiempo y con personas con más sentido humano y felices.

          

Aprendizajes

Si estamos dispuestos a “hacer fácil lo difícil” y a encontrar oportunidades en las adversidades que nos pone la vida, debemos empezar por descifrar el “para qué me pasa esto, qué aprendizajes puedo encontrar en esta situación, cómo puedo ser mejor persona”.

Asimismo, para entrenar nuestra resiliencia es importante dejar de buscar culpables y justificar nuestros errores y empezar a buscar soluciones y aprendizajes de los conflictos que se presentan en nuestras vidas.

Para concluir, tanto Reyes Rite como los asistentes a la conferencia, recopilaron una serie de aprendizajes que deberíamos recordar cada día:

  1. La persona más importante del mundo sigo siendo yo
  2. Debemos creer en nosotros mismos, reconocer y celebrar nuestros logros
  3. Somos estupendos no por lo que creemos sino por lo que somos
  4. Los errores deben ser aprendizajes
  5. Cuando trabajamos para demostrar a los demás, la embarramos
  6. Depende de mí que yo vea lo maravillosa que es la vida
  7. Solo puedo aceptar y adaptarme a los demás cuando me quiero a mí mismo.