Inicio / Estrategia

Empresas que perviven: institucionalizar para ampliar los beneficios

JESÚS VILLASEÑOR - Presidente de consejos consultivos A.C – profesor Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa IPADE

Institución y sus palabras derivadas son conceptos un tanto desconocidos, poco usados y que suenan solamente y lejanos, sobre todo, para las empresas pequeñas: sin embargo, cuando la aspiración de un empresario es que su legado le perviva, estará pensando quizá, sin entenderlo del todo, en la institucionalización de su empresa. Pero, tal vez por esa percepción equivocada, muy pocos directores generales de empresas mayormente son fundadores, saben en qué consiste y, mucho menos, por dónde empezar y, en su caso, cómo seguir.

Por otro lado, en una economía abierta y competitiva también surgen nuevas oportunidades, como las opciones de financiación no tradicionales, más diversas, dispuestas a riesgos y plazos más largos; pero casi todas buscan tener acceso a la toma de decisiones – aunque no a la conducción de los negocios – pidiendo uno o varios asientos en los consejos de administración de sus nuevos socios acreditados. Esas nuevas figuras de apoyo empresarial, por demás interesadas y convenientes, se están topando con una barrera, prácticamente, inquebrantable en los empresarios tradicionales y estos se frustran por no encontrar la manera de acceder a ellas. No se logran juntar el hambre con las ganas de comer.

Por esto, no se debe pensar que institucionalizar tiene sentido solo cuando se trata de heredar un negocio; también lo tiene si se busca acceder a fuentes de financiamiento no tradicionales y, aunque ninguna de estas opciones fuera su propósito, lo sería si el responsable de su conducción buscara nutrirse de experiencias y criterios adicionales a los suyos que lo impulsaran hacia el crecimiento y a una mayor solidez de su negocio.

¿TE HA GUSTADO ESTE CONTENIDO?