Inicio / General / ‘Jengibre Restaurante’, más que un emprendimiento de alimentación saludable

‘Jengibre Restaurante’, más que un emprendimiento de alimentación saludable

General
06/07/2020

Jengibre Restaurante es una propuesta gastronómica de comida saludable que nace luego de enfrentar caídas y momentos de crisis. Ubicado en ‘Mercado del Río’, un centro gastronómico entre la Autopista del Rio y la avenida los Industriales, en la ciudad de la eterna primavera, se ha fortalecido como emprendimiento ejemplar en este sector económico. Allí, en Medellín, es donde Nicolás Arango, gerente general de Jengibre Restaurante y Executive MBA 2019 de INALDE y su hermana, Carolina Arango, decidieron apostarle a este negocio, uniéndose así a la extensa variedad y opciones gastronómicas que ofrece el icónico lugar: ‘Mercado del Río’.

Nicolás y Carolina se han puesto en la tarea de replantear nuevas líneas de negocio, rediseñar las estrategias de ventas, incursionar en el ámbito digital y redescubrir ideas. Por esto, hablamos con Nicolás Arango, antioqueño, emprendedor innato desde los 14 años y quien no ha dejado sus negocios y sueños de lado ante las adversidades, acerca de este proyecto que hoy se ha apoderado del mundo culinario saludable no solo en Medellín sino también a nivel nacional e internacional.

Lee también: “La Feria Gourmet Virtual Market 2020: una iniciativa que le apuesta a la reactivación de la economía digitalmente”.

INALDE: ¿En qué momento y por qué nace la idea de crear Jengibre Restaurante?

Nicolás Arango: Jengibre nace prácticamente por una oportunidad de vida de mi hermana Carolina Arango. Después de múltiples frustraciones, la quiebra de una empresa familiar, un problema de trastornos alimenticios y una bala perdida que entra en su pie, llevan a mi hermana a muchas reflexiones de vida y decide devolverle a la humanidad estos aprendizajes por medio de una alimentación saludable.

En 2016 inicia este proyecto en ‘Mercado del Río’, un lugar sin igual en Colombia, un clúster de restaurantes que juntos aportan un gran valor y Jengibre Restaurante dentro de este, aporta vida saludable.

Gracias a la innovación de ‘Mercado del Río’, nuestro restaurante se posiciona y se convierte en el séptimo rankeado entre las 37 ofertas de este lugar, democratizando el teppanyaki en Medellín.

Para finales del 2018, después de abrir dos sucursales más en Llanogrande y en Envigado, vienen los problemas de muchos emprendimientos como expansión sin modelo definido y desórdenes administrativos. En este momento entro yo a apoyar, estructurar y construir un modelo de negocio más sostenible.

Nos asociamos e inició una segunda etapa de afianzamiento del modelo de negocio. Crecimos un 53% en febrero de 2020 vs. el mismo periodo en 2019 y visualizábamos cómo expandirnos de nuevo para el segundo semestre de 2020. Luego, en marzo, llega la pandemia y comienza una nueva historia.

INALDE: Teniendo en cuenta esta nueva historia ¿cómo han enfrentado la crisis que se ha generado por la propagación del COVID-19 en Colombia como una oportunidad y no, precisamente, como una crisis? 

NA: No podemos negar la palabra de moda: “reinventarse”. En mi concepto toda crisis tiene un proceso de duelo y es en la velocidad de la reacción, combinado con la calma en la toma de decisiones, donde radica la diferencia.

Por un momento pensamos en cerrar y declarar la empresa en quiebra, porque estábamos saliendo de la caída de finales de 2018. Pero juntos nos levantamos con la seguridad de fortalecer la marca, potenciar el concepto y con la convicción de no dejar morir lo sembrado en los tres años anteriores. Nos costó y desafortunadamente también costó el puesto de varios colaboradores, pero vimos la oportunidad de cristalizar el complemento de un modelo de negocio y la posibilidad de llegar a ciudades donde a la fecha no llegábamos.

Nos llenamos de positivismo y también con la ayuda de la comunidad Alumni INALDE solicitamos un soporte de una junta asesora la cual, combinada con los dos perfiles de los socios, el compromiso de los colaboradores, la ayuda de la familia, la confianza de los amigos cercanos y la comunidad de clientes tradicionales sumado a nuevos clientes, logramos salvar la empresa; aún con retos presentes y temas por solucionar, pero convencidos que saldremos fortalecidos.

INALDE: Es de resaltar que este negocio es más que un restaurante, pues se ha construido con mucha pasión, ilusión y resiliencia, ¿por qué este es un proyecto que va más allá de un negocio?

NA: En mi concepto por la sumatoria de las energías de los dos hermanos, ambos con vivencias muy interesantes y complementarias que nos llevan a trabajar juntos con el propósito de lo social, pues promovemos el triángulo de la armonía:

  1. Cuerpo inteligente
  2. Mente en forma
  3. Espíritu en paz.

La mejor medicina es un buen alimento, por eso a través de Jengibre Restaurante trabajamos por un concepto propio que llamamos “Cocina Presente” y en proyectos futuros complementaremos el triángulo.

INALDE: ¿Cuál es tu sueño más grande como emprendedor, empresario y gerente general de Jengibre Restaurante, luego de atravesar por esta coyuntura?

NA: Debo admitir que soy un emprendedor nato, desde los 14 años he enfrentado proyectos económicos que me han llevado a tener a la fecha 14 emprendimientos, 3 quiebras y 7 empresas cerradas.

Pero hoy tengo cuatro empresas vigentes, todas bien libradas a la fecha del impacto de la pandemia. La verdad es que esto apenas comienza y mi sueño es salir fortalecido de esta situación con estos negocios y trabajar en redes de cooperación para apoyar a más micro, pequeñas y medianas empresas.

INALDE: Nicolás, ¿cómo transformar la sociedad a través de la alta dirección y a partir de emprendimientos con este tipo de soluciones para el cliente?

NA: La alta dirección debe ser un ejemplo de ética; comportamientos cargados de valores como el respeto y compromiso; construcción de competencias como el autodesarrollo profesional y mejoramiento continuo; construcción de empleos humanistas y sostenibles.

 

Para Nicolás, “el emprendimiento es ejemplo de practicidad, sencillez y aprovechamiento de espacios vacíos en la economía. Se desarrolla apalancado de la velocidad de reacción de carga de ventajas competitivas, donde el reto está en la consecución de recursos, administración efectiva del flujo de caja y la venta de un propósito detrás de una marca desarrollada”.

Desde Jengibre Restaurante “buscamos generar la conciencia del autocuidado sin dejar de disfrutar una buena comida saludable, con sabores tradicionales, experiencias increíbles y conciencia en la energía que genera un buen alimento”, resalta con firmeza Nicolás.

Conoce más de Jengibre Restaurante aquí.