Inicio / N. INALDE / Alejandro Pinzón, Executive MBA 2007, nuevo presidente de Oleoducto de los Llanos Orientales

Alejandro Pinzón, Executive MBA 2007, nuevo presidente de Oleoducto de los Llanos Orientales

N. INALDE
27/10/2020
Alejandro Pinzón, Executive MBA 2007, nuevo presidente de Oleoducto de los Llanos Orientales

Felicitamos a Alejandro Pinzón Pinzón, Executive MBA 2007 de INALDE Business School, nuevo presidente de Oleoducto de los Llanos Orientales.

Alejandro se desempeñaba como director de Finanzas y Estrategia de la compañía desde 2013. Además, trabajó 14 años en Ecopetrol desde diferentes frentes directivos. Previo a su ingreso a Ecopetrol trabajó en Vending de Colombia; Consorcio Agroindustrial Colombiano y Citibank Colombia.

El nuevo presidente de ODL es Administrador de Empresas del Colegio de Estudios Superiores en Administración (1992) y Executive MBA 2007 de INALDE. Su trayectoria profesional acumula más de 25 años de experiencia en las áreas de administración, finanzas y estrategia empresarial.

Para él, este logro es muy importante, pues “desde esta posición puedo generar gran impacto y ayudar a más personas. Además, considero que llegar a este punto no es el final sino el principio de una carrera directiva, basada en lo que he construido como persona y profesional con experiencias, estudios y conocimiento; y en este punto me doy cuenta de que lo más importante de este cargo es estar al servicio de la gente y de mi equipo de trabajo”, destaca.

También resalta que a partir de este nombramiento su objetivo es ayudar a la gente a crecer. “Este nombramiento es un reconocimiento grupal, reflejado en el trabajo bien hecho de todo el equipo que me ha acompañado durante estos años”, afirma Alejandro.

El presidente de Oleoducto de los Llanos Orientales cuenta con amplia experiencia en el sector de hidrocarburos, con especial énfasis en actividades del área financiera, enfocado en trabajos de línea de mando y operaciones a través de la interacción con el máximo nivel jerárquico, desarrollando capacidades y entendimientos estratégicos de acuerdo con las actuales dinámicas de la industria.

A esta experiencia directiva se suma su paso por el Executive MBA de INALDE. Cuando tomó la decisión de iniciar, “tenía claro que el mundo de las empresas y el mundo en general es mucho más relacional que transaccional y yo estaba buscando una escuela de negocios en donde el énfasis de la vida de un directivo se diera más por el relacionamiento que pudiera tener con su equipo y su compañía”. “Creo que el Executive MBA es la posibilidad más amplia y palpable de entender cómo aportar todo ese conocimiento al servicio de la organización y el equipo, y del entorno en general, que es parte de lo que se construye. Mi objetivo era crecer como directivo, pero de forma absolutamente integral”, resalta.

Para Alejandro Pinzón, uno de los grandes retos es aportar y seguir transformando la sociedad: “En la medida que uno va creciendo en la vida en las responsabilidades y en que se tienen posiciones más altas en la organización, el rasgo de influencia va siendo más grande y la capacidad de transformar la sociedad a través de una correcta dirección es determinante mientras se cuente con la formación, experiencia y valores correctos”.

“Creo que así lo entendemos en ODL. Creemos que somos un equipo que tiene la capacidad de generar impacto, referencia, de hacer todos los días las cosas mejor, capacitándonos, aprendiendo, equivocándonos, aprendiendo sobre los errores y eso nos hace esencialmente diferentes y nos permite ser agentes trasformadores de la sociedad”, concluye Alejandro.

Para Alejandro también se viene un reto muy importante y es enfrentar desde la dirección la situación que ha traído la pandemia por la Covid-19 en el país y en su organización, por esto, le envía un mensaje a los empresarios y directivos del país: “Hay que compartir generosamente y con grandeza para construir un país y mundo mejor y en eso está nuestra responsabilidad. Es importante pensar en el bienestar de la gente para que todo se traduzca en mayor productividad y felicidad y debería ser une efecto multiplicador positivo; por esto se necesita un cambio profundo en el alma de las personas, en el estilo de dirigir, de orientar los destinos políticos y económicos de un país, empresa y sociedad”.