Panel de Expertos “Empresas familiares en Colombia: Grupo Gilinski y Bolívar”

 

Miguel Cortés Kotal, presidente del Grupo empresarial Bolívar; Nuria Vilanova, fundadora y presidenta de ATREVIA; Fernando Quijano, director del diario La República; Jaime Gilinski Bacal, líder del Grupo empresarial Gilinski.


Cómo manejar el cambio de generaciones en las organizaciones, cómo incentivar el buen manejo de los emprendimientos en el país y el papel que tienen los empresarios en Colombia y los nuevos enfoques de las empresas familiares fueron algunos de los temas que se discutieron en el Panel de Expertos “Empresas familiares en Colombia: Grupo Gilinski y Bolívar” de Alumni, en INALDE Business School.

En este evento académico – empresarial se llevó a cabo la presentación del libro “La esencia de la empresa familiar”, escrito por Núria Vilanova, fundadora y presidenta de ATREVIA y del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), quien, a la vez, fue panelista junto a Jaime Gilinski Bacal, líder del Grupo empresarial Gilinski y Miguel Cortés Kotal, presidente del Grupo empresarial Bolívar. Este espacio fue moderado por Fernando Quijano, director del diario La República.

Asimismo, María Piedad López, profesora y directora del Centro de Investigación “Family Business Center” de INALDE Business School, presentó los lineamientos que tiene el centro y cómo este ayuda hoy a la transformación de las empresas familiares desde la investigación.

Pasar de empresas familiares a familias empresarias

¿Cómo una empresa puede generar valor y afrontar nuevos retos? ¿Se puede definir una empresa familiar como una familia empresaria? ¿El empresario nace o se hace en la empresa familiar? ¿Los valores y principios son los que rigen el éxito de una empresa familiar?

Miguel Cortés y Jaime Gilinski se refieren a estas empresas y grupos familiares como organizaciones que deberían generar impacto y cambiar a la sociedad por medio de los valores, el compromiso, la responsabilidad social y la ética. “El Grupo Bolívar es una familia empresaria y nos rigen los principios y valores; los mismos que tenemos como familia son los que hay en la empresa”, además “en la organización intentamos que todos tengan voz, porque es esa voz lo que nos hace crecer”, afirma Miguel Cortés, presidente del Grupo Bolívar.

Por su parte, Jaime Gilinski aseguró que “hay principios fundamentales que se mantienen en el Grupo empresarial desde que inició y para que las empresas familiares sean exitosas hay que tener claros tres grandes componentes: que sean eficientes, que estén profesionalmente administradas y que hagan el bien, el bien por sus empleados, clientes y comunidades”. Asimismo, aseguró que “las empresas familiares o las familias empresarias queremos entrar en negocios donde seamos capaces de hacer una diferenciación, no solo para ser eficientes, si no para generar grandes cambios”.

      Miguel Cortés Kotal, presidente del Grupo empresarial Bolívar.   Fernando Quijano, director del diario La República.    Jaime Gilinski Bacal, líder del Grupo empresarial Gilinski.

Empresas familiares vs. cambio generacional y emprendimiento

Las nuevas generaciones, especialmente la generación “Y” o millennials, han impactado y generado grandes cambios en el mundo de los negocios y empresas de hoy. El emprendimiento, las ideas, la innovación en proyectos y la forma de pensar, son algunos de los valores que los caracterizan.

En grandes empresas familiares, como lo son en el Grupo Bolívar y el Grupo empresarial Gilinski, esta generación ha resaltado, pero para Miguel Cortés, “todos son importantes y no se puede categorizar por generaciones en una organización. Los millennials tienen conciencia ambiental. No solo quieren dejar una huella, sino que también desean ser parte del juego, aportar y que se tengan en cuenta”.

El emprendimiento como inversión y creación de empresa, específicamente en esta nueva generación, no se ha potencializado como una organización a largo plazo, pues la idea de los jóvenes es: crear o inventar el producto o servicio, manejar el emprendimiento durante, mínimo, un año y vender la idea de negocio para crear otros emprendimientos. Con respecto a este tema, Jaime Gilinski considera que “es muy difícil desarrollar esa pasión a largo plazo en los jóvenes, pues ellos sueñan en un proyecto, en emprenderlo y luego lo venden para irse a viajar por el mundo y conocer cómo está la sociedad. Pero, lo bueno de estas compañías, es que son generadoras de empleo y, en mi opinión, son el futuro de este país”.

Empresa familiar: un concepto que hoy se rige bajo los valores de las personas

“Las empresas de familia deben manejarse con principios y valores, igual que la familia”, aseguró Miguel Cortés e invitó a los asistentes y a quienes lideran empresas de familia a que “hagan el esfuerzo de definir esos valores que pueden identificar a la empresa y a la familia, pues eso es lo que nos une. El idioma internacional son los valores y es la esencia para seguir adelante”.

Jaime Gilinski, también resaltó que “en una empresa familiar, los valores, principios y la ética, son fundamentales en cualquier decisión y conversación. Pero más allá de eso, es importante valorar a cada persona por sus capacidades y también por sus debilidades. Hay que entender qué necesita cada miembro de la familia en la empresa. Ese es el centro del mantenimiento del éxito en un negocio familiar”.

      Nuria Vilanova, fundadora y presidenta de ATREVIA y del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI)    Panel de Expertos “Empresas familiares en Colombia: Grupo Gilinski y Bolívar”    María Piedad López, profesora y directora del Centro de Investigación "Family Business Center" de INALDE Business School

Presentación del libro “La esencia de la empresa familiar”, por Núria Vilanova

Durante el evento, Núria Vilanova, presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI) y de ATREVIA, empresa familiar que combina su experiencia en comunicación con una especial sensibilidad hacia las inquietudes de la familia empresaria, presentó su libro “La esencia de la empresa familiar”.

Núria resaltó los cinco retos que las empresas familiares deberían tener en cuenta en un mundo tan cambiante y dinámico como el de hoy. Expresó que hay que ponerle atención al crecimiento y dispensación de la familia, a la velocidad del cambio, a la comunicación, a la era del micropoder y, especialmente, a la opinión pública, pues el mundo hoy está cambiando con este concepto y con mucha velocidad. Núria no dejó atrás a las redes sociales y los medios, pues resaltó que “estos están perdiendo credibilidad y las redes sociales están siendo cada vez más influyentes”.

“La clave es trabajar en empresas con alma, no solo en lo que hacemos sino en lo que somos”, fue el mensaje que transmitió Núria, pues, con respecto a las empresas familiares ella considera que estar en ellas “es tener una ventaja competitiva, porque se sabe que hay una dirección, un rumbo, y ese rumbo lo representa la familia y sus valores”. Además, resaltó que “hay que comprometerse con dejar huella, pues eso motiva. Y los valores de la empresa familiar son ese vehículo que ayuda a motivar, valores como el amor, la humildad, la honestidad, el trabajo, el esfuerzo y la felicidad”.